Una de… Y tú, ¿dónde vas de compras? #BAD13

Una de… Y tú, ¿dónde vas de compras? #BAD13

Esta va dedicada a lo que hay detrás de las tiendas que frecuentamos la mayoría, al menos de vez en cuando… ¿O no?

Me apetece ir de compras. Tengo suficiente ropa y zapatos como para aguantar una temporada bastante grande vistiendo ropa relativamente distinta sin comprarme nada más. Pero es que no lo puedo evitar, me entra el gusanillo cada poco y allá que voy. Será la publicidad, el marketing o la sociedad consumista. No me gusta la mitad de lo que tengo, ¿en qué pensaba yo cuando me lo compré?

Y no he sido nunca fashion-victim, que esa es mi hermana. Yo siempre he sido de ir de sport y muy zafarrancha vistiendo. Quizá ahora esté vistiendo más smart que nunca por aquello de trabajar en oficina, puede. Pero vamos, muy normalita oiga, con 4 cosas yo me apaño. Aún así, vamos de compras a ver qué se cuece.

 

¿Y dónde va uno de compras?

Pues bien. En mi barrio no hay cadenas multinacionales tipo Zara, Primark o H&M. Aquí en Chiswick todo son tienducas pequeñas tipo boutique, muy monas pero en las que no suelo comprar por los sablazos que meten generalmente. Salvo en rebajas. En rebajas entro y todo.

primark-ropa--644x362Así que me voy a Ealing Broadway, o a Hammersmith, a las tiendas de batalla.

Sí, esas que una tiene también en España, donde con £20 o £30 has hecho el día, y sales más feliz que una perdiz con 2 pantalones, 3 tops, una chaqueta y varios anillos y pulseras que antes de salir de la bolsa ya se han puesto negros. ¡Ofertón!

Después llego a casa y me doy cuenta de que uno de los tops tiene un hilo salido de la costura y no sé si me lo pondré. La chaqueta, días después hará bolas al primer lavado, lo estoy viendo. Y los anillos en el fondo no creo que me los ponga. ¡Parecen chatarra! Lo puedo cambiar, pero a ver si encuentro una ganga similar y no gasto un euro (o pound) más. ¿Te suena?

 

¿En qué estamos pensando?

Evidentemente pensamos triunfales que ha sido éxito total nuestro paso por caja y qué bien lo que nos hemos ahorrado en ropa, con los tiempos que corren. ¡Y es que estamos en crisis! Así bien que se puede una permitir caprichos de vez en cuando, con estos precios…

Y de vez en cuando, pienso en lo que no pensamos (valga la redundancia).

No pensamos en el por qué de lo baratas que son estas tiendas que nos ponen precios por los suelos, haciéndonos creer que lo que mi madre compraba por 10 veces más, ahora está a nuestro alcance por lo mínimo.

No pensamos en lo que hay detrás. No pensamos en las cuestionables condiciones de trabajo de millones de personas para que podamos tener esos precios cuando vamos compras.

No pensamos en la política agresiva que hay detrás de un Made in [país X en el quinto pimiento], ni por qué no es rentable que esa fábrica esté en Calahorra o Boyuyos de Arriba. O en Belmonte de Miranda. Claro que no es rentable.

edificio-bangladesh1Para saber la razón principal por la que no es rentable, echo un vistazo a noticias que han salido en la prensa hace poco, cuando miles de personas al parecer fueron obligadas a seguir trabajando a pesar de las advertencias de derrumbe:

Lo que hay detrás de la etiqueta “Hecho en Bangladesh”:

Los bangladesíes son los trabajadores textiles peor pagados del mundo. Reciben un salario mínimo de 38 dólares mensuales, sin posibilidad de sindicarse sin el permiso de los dueños de las fábricas y obligados a trabajar en edificios no preparados para las catástrofes

Las fábricas de la muerte de Bangladesh:

El Gobierno del país asiático tampoco vela por los derechos y un 10% de los miembros del Parlamento posee fábricas textiles. «Las autoridades conceden privilegios a los dueños de las fábricas»…

Bangladesh: Miles de trabajadores que fabrican ropa para marcas occidentales se rebelan por bajos salarios:

Las 4.500 fábricas textiles de Bangladesh, donde se produce ropa para minoristas como Wal-Mart, H&M y Levi Strauss, pagan a sus trabajadores unos 3.000 taka (43 dólares) por mes.

Lo que cuesta de verdad la ropa:

El derrumbe en Bangladesh de un edificio que albergaba varias fábricas textiles en las que unas 3.000 personas habían sido obligadas a seguir trabajando, pese a que la policía había advertido un día antes de la existencia de grietas en las paredes…

Empresas chinas salen a buscar mano de obra más barata:

China es el líder global en fabricación y exportación de ropa.
Desde ese punto de partida podría sorprender que cada vez más empresas chinas estén recurriendo a Bangladesh para abaratar los costes de producción…

Hasta los chinos abaratan costes en Bangladesh, ¡pero qué me estás contando! Sí, sí, los chinos. Pero no sólo ellos… Igual nos suena más esto:

Marcas de ropa y explotación: promesas que quedan en el armario de las buenas intenciones.

Los vaqueros de Zara, las camisas de El Corte Inglés o las chaquetas de Mango o H&M están en cualquier calle comercial. Muchos de sus talleres, sin embargo, están a miles de kilométros, en países como Bangladesh o Pakistán, donde las condiciones laborales, de salubridad y seguridad dejan mucho que desear y donde, con mucha frecuencia, tienen lugar accidentes que dejan cientos de muertos y heridos. A pesar del auge que la llamada Responsabilidad Social Corporativa (RSC) -el compromiso ético y activo de las empresas con la sociedad- ha tenido en los últimos años, algo falla y las muertes y las vulneraciones de los derechos humanos siguen produciéndose…

Pensamos que ha sido un éxito total nuestro paso por caja y qué bien lo que nos hemos ahorrado en ropa, con los tiempos que corren. ¡Y es que estamos en crisis! Así bien que se puede una permitir caprichos de vez en cuando, con estos precios

Pero es que no sólo las cadenas de ropa “barata” tienen la producción en estos países. Resulta que te compras algo mucho más caro en unos grandes almacenes de renombre y también ha sido fabricado vulnerando los derechos humanos sin miramientos. ¿De verdad sólo se puede mirar hacia otro lado?

Quizá la excusa de que casi todas lo hacen sea nuestro autoconvencimiento. Y que no podemos cambiar nada. Recuerdo conversaciones con amigas en las que exponían cómo una cadena muy conocida de ropa era famosa por tener sus talleres en barcos, en aguas de nadie, con la gente trabajando en condiciones infrahumanas produciendo en cadena sin ningún derecho al pataleo para la gente.

Como no nos toca cerca, y casi todas lo hacen, nos olvidamos de ello muy a menudo.

¿Sabías que…?

  • Por sueldos que oscilan entre los 35 y los 50 dólares mensuales (mucho menos de lo que nos gastamos en rebajas), mucha gente es explotada en esas fábricas (no sólo en Bangladesh) obligándoles a trabajar en ínfimas condiciones largas jornadas sin derecho a protestar…
  • Las auditorías no funcionan, por mucho que se denuncie esta situación, los gobiernos miran para otro lado…
  • Cada vez más cadenas multinacionales presentes en países occidentales, cerca de tu casa y de la mía, trasladan su producción a países en vías de desarrollo cuya mano de obra es infinitamente más barata que aquí. Pasando por alto los derechos de los trabajadores, obligándoles a trabajar por un salario miserable sin ningún tipo de garantías.

¡Cada vez más gente concienciada!

FairtradeHace tiempo que sé de la existencia del Comercio Justo, con el cual se garantiza el respeto a los Derechos Humanos y al Medio Ambiente de los productos que tienen este sello.

Mentiría si dijera que siempre busco su sello para garantizar que lo que compro cumple unos mínimos…

Sin embargo, y con lo que ha ocurrido últimamente, cada día me planteo comprar únicamente lo que tenga esta garantía. Aquí están las webs en inglés y español del Comercio Justo, donde se pueden buscar proveedores y establecimientos que tengan sus productos:

Comercio Justo

Fairtrade (UK)

Cada vez hay más iniciativas para promover las cadenas de ropa “limpia”, como por ejemplo en tiendas locales, o cadenas que expresamente garanticen el respeto por el medio ambiente y los derechos humanos de sus productores, muchas ONG hacen un intento por concienciar y poner mecanismos para la lucha contra la violación de estos derechos:

Comprar ropa sí, pero respetando los derechos humanos y el medio ambiente.

El post de hoy es un tirón de orejas, aunque quizá no suponga ningún cambio. Y mañana, tanto quien haya leído esto como quizá yo misma volvamos a esas tiendas sin importarnos lo que dice arriba. Quizá no valga de nada, y el mundo “desarrollado” tenga esta forma repugnante de valerse del no tan desarrollado para salir ganando. Pero quizá la próxima vez sí que nos lo pensemos 2 veces antes de contribuir a esta locura, quizá busquemos establecimientos que garanticen que las cosas se hacen bien. Y poco a poco, la cosa vaya cambiando…

Ya que tengo este pensamiento recurrente cada poco, era muy necesario que mi post del Blog Action Day hablara sobre esto…

¡FELIZ BLOG ACTION DAY!

Y tu… ¿dónde compras?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Responses »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.