Una de… Un añito en Londres (II): Mirando atrás

Una de… Un añito en Londres (II): Mirando atrás

Esta va dedicada a otros aspectos sobre este año en Londres. Tras la primera parte: Una de… Un añito en Londres (I): Alunizaje.

Mirando el correo, buscando no se el qué, me encuentro con mi email de despedida de mi anterior trabajo en Madrid. No iba buscando eso pero se cruza en mi camino. Es un email corto, en inglés y español, tras una etapa muy intensa vivida allí. Fecha: 31 de Mayo de 2012. Qué tiempos…

En el momento de escribirlo ya estoy viviendo en Londres, pues pasé un mes yendo y viniendo todas las semanas, ya con el piso en Londres pero trabajando en Madrid. Y me he parado a pensar qué ha cambiado desde entonces, coincidiendo con que hoy hace exactamente 1 año desde que empecé a trabajar aquí (aunque llevara ya viviendo casi 2 meses). La sensación es rara.

¿Lo bueno?


Siempre empiezo por lo mismo, lo sé, pero el trabajo es el factor ganador de esta aventura inglesa. Cuando me preguntan qué tal mi experiencia en el Reino Unido mi balance es positivo. Profesionalmente he ganado muchísimo, así como relax mental ya que he dejado las presiones de España, en España. He encontrado un ambiente de trabajo muy bueno con gente muy maja que me han puesto las cosas fáciles… y en menos de un año he progresado bastante profesionalmente. No puede haber queja.

Por tanto el primer factor que pongo siempre en mi balanza es el trabajo.

Por otro lado, y viniendo del sector que vengo, cualquier posibilidad de trabajo en España sería remota. Y menos, ahora. Cualquier posibilidad de mejora, de desarrollo profesional allí, sería poco menos que una utopía tal y como están las cosas. La situación actual hace que plantearse volver sea de momento imposible.

El resto de cosas buenas las he ido (y voy) contando poco a poco, esta aventura está dando bastante de sí...

 

¿Lo no tan bueno?

Pues evidentemente, familia lejos, y amigos, pesan mucho a la hora de irse. Es un precio que pagas al irte y que a veces se pone cuesta arriba…

Otro factor que pierde uno cuando sale de España, es España. Parece de perogrullo pero hay mucho de realidad. Mucha gente pretende venir a otro país muy distinto, y encontrar lo mismo que dejó atrás. Encontrar cultura, costumbres y horarios compatibles con los suyos. El resultado son los típicos ghettos sociales, que también formamos los españoles.

Gente que nada más llegar lo único que hace es quejarse, por todas las diferencias en la idiosincrasia entre cultura inglesa y española: que si no saben divertirse, que si el clima, que si el transporte, que si son clasistas, que si son unos falsos, que si esto, que si lo otro… Los típicos tópicos que la mayoría hemos dicho/pensado alguna vez.

Evidentemente uno se puede encontrar con gente como el intolerante que nos encontramos en el metro, que contaba en Una de… Iros a vuestro país… Pero no es lo corriente.

Cuando uno se cambia de un país mediterráneo, a otro anglosajón, tiene que ser muy consciente que no va a encontrar lo mismo a lo que estaba acostumbrado, que la cultura es distina y la gente tiene otro carácter. Es un tema que hay que tener claro y asumido desde el minuto cero que se pone un pie en este país. Y si uno se relaciona con ingleses, aún más.

Eso y venir con una situación personal que le permita a uno disfrutar, y no haga de estar aquí un suplicio. Eso también es fundamental para que Londres no se te ponga tan cuesta arriba.

 

¿Merece la pena?

3317921_origAl final, a pesar del horrible (y carísimo) transporte, la comida, el alquiler astronómico, alguna gente, el clima, las pocas fiestas públicas al año, el choque cultural… a pesar de todo eso uno se va haciendo, y pronto acomoda sus horarios de comida, hace la fiesta en el pub y ve también las cosas que no tan malas de su sistema.

Al final uno empieza a diferenciar el acento de Essex del de Birmingham o Manchester, empieza a entender a los escoceses cuando hablan, y a comprender que (con las pensiones que tienen) compren casas compulsivamente, o que se vayan buscando el sol al Mediterráneo cual cangrejos en el verano o en cualquier Bank Holiday que se ponga a tiro.

Hay cosas a las que difícilmente podré hacerme, como su tolerancia extrema al frío, o beber compulsivamente sin medida ni disfrute desde buena mañana… Ni a algunas otras cosas

Finalmente creo que el secreto está en hacer tuyo Londres, adoptar las costumbres que te hagan la vida más fácil y estar abierto a conocer gente distinta. La aventura no ha hecho más que empezar…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.