Una de… ¿Turrón duro en Septiembre?

Una de… ¿Turrón duro en Septiembre?

Esta va dedicada al souvenir que se ha traído mi jefa de sus vacaciones en el sur de Francia: turrón duro (sí, si, yo puse la misma cara).

Es costumbre en la oficina que cuando alguien va de viaje traiga algo para el resto (generalmente se vuelven locos y se les salen los ojos de las órbitas con las cosas de comer, con aquello de que es gratis…), al menos para los principales miembros del equipo.

Es algo que me gusta de mi ambiente de trabajo: nada que ver con otros clientes que conozco aquí, se respira un ambiente distendido (bueno la gente no es Lola Flores pero hay muy buen rollo) y es una empresa muy flexible en todos los aspectos. Al menos esas pequeñas cosas no las he perdido en comparación con España

turron-duro-alicanteMi jefa en el cliente se ha ido 2 semanas al sur de Francia de vacaciones, y ha vuelto hoy. ¿Qué es lo que nos trae de allí? ¡Turrón duro!

No se si es típico también de aquella zona o es una importación del nuestro, cuando llega y veo el turrón evidentemente se me quedan los ojos a cuadros (mi cara debe ser un poema).

Dice que compró la tableta de turrón duro porque era más barata que lo otro que tenía en la mano (yo pensando: Norrrrmal… pero no lo cuentes, mujer, no lo cuentes…) Claro, le digo que en España también lo tenemos pero que es típico de Navidad.

Se ríe diciendo que ahora entiende por qué era más barato y por qué lleva 10 minutos intentando partir una masa pastosa consiguiendo sólo pringarse las manos. El número de verla partir la tableta con el turrón medio deshecho no tiene precio…

Yo muy discreta cojo una galletina de limón (tipo pasta de esas que hacen las monjas, también de su viaje) porque NO me gusta el turrón duro (bueno ni el blando, ni el mazapán ni nada de eso… Yo en Navidad sólo como Roscón de Reyes…), y después de conseguir partirla me pone cara de cachorro y con una sonrisa triunfal me planta delante el bowl de turrón y me dice: ¿No coges galletas? ¡Pero coge galletas! (¿galletas? ¡aquí les llaman galletas a todo!)

Así que ahí estoy yo, que no como turrón en mi vida (y menos en Septiembre, que ni está a la venta en España), viéndome en la tesitura de intentar comer un trozo de turrón duro ahí como puedo, que no sólo no me gusta, sino que las cosas dulces con frutos secos me parecen un gran error…

Finalmente voy a la cocina a por agua y puedo deshacerme de ello discretamente (creo). Menudo número.

Estas cosas pasan cuando tienes una jefa muy pero que muy maja que vuelve con una sonrisa y rezumando energía positiva… Pensando que ha triunfado con los dulces que nos trae a la oficina, que además le han costado baratísimos…

¿Y qué hace una? Pues intentar comer turrón duro en pleno Septiembre. Muy surrealista ha empezado la mañana.

Eso sí, el resto de compis se han lanzado como aves carroñeras al bowl de turrón, como si fuera el último trozo de turrón sobre la faz de la tierra…

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.