Una de… Sobreviviendo al Brexit en UK

Una de… Sobreviviendo al Brexit en UK

Hoy toca ponerse serios.

Hace casi un año que publiqué el último post. Mi blog está un poco en pausa últimamente pero los acontecimientos recientes llaman a voces a una nueva entrada, más allá de viajes y experiencias varias.

¿Cómo se vive en UK tras el anuncio del Brexit?

BrexitCreo que hay un Brexit diferente para cada persona, cada situación es distinta y cada uno vemos la feria como nos va en ella.

Escribo este post desde la perspectiva de llevar aquí viviendo casi 5 años, con un trabajo estable y pagando mis impuestos religiosamente.

Prácticamente – y afortunadamente – casi no hago uso del NHS ni recibo ayudas del estado. Vamos, que desde que llegué a UK lo que he hecho es contribuir al crecimiento del país.

Con respecto a que los inmigrantes les quitamos trabajo a los británicos, habría mucho que decir. Yo no le he quitado el trabajo a nadie creo. Tuve una entrevista de trabajo y les gusté. Mi empresa me hizo una oferta que me convino aceptar. Así se escribe la historia. 

Desconozco si había algún británico capaz de hacer mi trabajo. Quizá alguno habría. O que estuviera dispuesto a hacerlo por el sueldo y las condiciones que me ofrecieron a mi. A mi me pareció una buena oportunidad y la cogí. Sin más ni más. Eso sí, me lo he currado. Vaya si me lo he currado. Con creces.

En mi empresa hay un alto porcentaje de extranjeros. Es una consultora y trabajo en cliente. En mi cliente, el porcentaje de extranjeros es aún mayor. Mires por donde mires hay gente de fuera de UK.

De los españoles que trabajamos en ambas empresas, TODOS hemos destacado por algo. El que no es más resolutivo es más experto técnicamente o más analítico o más organizativo. Vamos, que no somos un lastre para la empresa ni mucho menos. Y a pesar de los tópicos que te sacan a relucir entre pompa británica cada 2×3 de la España de la siesta, la paella y la pandereta, aquí nos valoran. O así lo he sentido todo este tiempo. A pesar de ellos mismos. 

Desde que llegué a UK he progresado en mi trabajo a pesar de no ser de UK. He currado – y sigo haciéndolo – al máximo, pero ha merecido la pena. Me ha tocado pasar la crisis más profunda que ha enfrentado mi sector y he aprendido de ello, pero aquí seguimos.

Tengo feedback muy positivo de compañeros, cliente y mi empresa. No ha importado que mi idioma no sea el inglés, he tenido recursos para superarlo. Me ha tocado reírme de mi misma en numerosas ocasiones por decir alguna burrada, al intentar alcanzar sin éxito mi velocidad en español cuando hablo en inglés, o cuando estoy más espesa. Y aprendes. Aprendes de tí mismo y de lo que eres capaz.

He crecido muchísimo en lo profesional, se me han dado oportunidades que no sé si en España se me habrían dado. Y me he sentido muy valorada

También he crecido en lo personal. Y me he quitado prejuicios. Salir de tu zona de confort te abre la mente. Te enseña que hay mucho mundo ahí fuera y te da lecciones en tiempos difíciles. Te hace más abierto, tolerante, adaptable y capaz.

Eso sí. No todo ha sido fácil. 

Me falta mi gente y mi Asturias del alma. Mi cultura, la comida, la fiesta y la música que tiene España, vayas donde vayas. No hablo de Los Chunguitos, hablo de la música de cada uno de sus rincones. Y de los precios, qué narices.

cartoon-iA veces UK se me pone cuesta arriba. A pesar de que tengo un buen trabajo y una buena situación personal. Y a pesar de estar disfrutando todo lo que puedo en cada momento… a pesar de los viajes y todas las buenas experiencias, no es fácil vivir en un país que no es el tuyo y cualquiera que emigre merece mi respeto.

Se pone cuesta arriba la falta de luz y las distancias de Londres. El ritmo frenético y la falta de colores… y el transporte insufrible. A veces es una ciudad muy gris. Otras veces, aparecen los colores y recuerdas por qué viniste y que no estás tan mal. Recuerdas que esto es decisión tuya y que, en cierto modo, estás a caballo entre aquello y esto y también has ganado muchísimo con el cambio.

Otras veces hay un acontecimiento familiar y te lo pierdes. Pierdes el día a día. Pierdes contacto con algunos amigos, a veces porque la distancia no ayuda… o porque al principio estabais en contacto constante, y quizá se cansaron de que no hubiera día a día. O se olvidaron de que había que trabajárselo. O empezasteis a tener menos en común. Estar fuera pone a la gente en su sitio o en su etapa de la historia.

Otros, sin embargo siguen como el primer día y son los que te recargan las energías. Gracias a WhatsApp, Hangouts o Skype es todo más fácil… Pero también con la distancia pierdes momentos de estar juntos. Ya no puedes improvisar y verte sin planearlo. Hay que planearlo con tiempo y billetes de avión de por medio.

Aprendes a valorar cada caña, cafésidra o risas juntos.

Aprendes a apreciar más lo español y a ver que ni estamos tan mal ni somos tan cutres. Sólo somos el país de la queja. Muy mejorables sí, pero – política aparte – mejores de lo que pensábamos.

Estar fuera, a veces, ya es lo suficientemente duro.

Y se anuncia y se vota el Brexit. Y con él muchos mensajes revueltos. Y empieza la fiesta. Y meses de incertidumbre. Y la libra al suelo. Y lo que nos queda.

foreignersNo era necesario ponérnoslo más difícil anunciando medidas a bombo y platillo que a todas luces hacen que cualquiera se sienta señalado.

Paso mi día a día rodeada de británicos. Tengo entre mis amigos votantes del Brexit y europeístas convencidos. Tengo compañeros que con su flema británica te ven y te dicen: no te preocupes que a los que estais ya aquí, no os va a pasar nada. Y sabes lo que votó en el referéndum. Los que están en contra vienen a justificar lo indignados que están.

Me apetece decirles que estaría bueno, después de lo que estamos aportando. Pero sonríes y dices que sí, qué vas a hacer… Lo respeto. No vale la pena.

Tengo compañeros que claramente prefieren UK sin extranjeros. Pero como buenos británicos son muy educados y no te lo dicen. Sólo lo intuyes, lo palpas. Algunos sí que te lo dicen y te lo razonan. Incluso con ellos, me siento arropada en este país. Convivimos bien, muy sanamente vaya. Al menos hasta ahora.

No me meto en si salirse de Europa está bien o mal. No entro en lo mejorable que es Europa, ni por qué pienso que a estas alturas estamos mucho mejor dentro. No entro en cómo no veo claro que un país sustentado por inmigrantes vaya a poder gestionar dejar de estarlo y mantener el bienestar. No entro en cómo se ha votado algo basado en mentiras y mucha gente ahora se lleva las manos a la cabeza. No entro en eso.

No sé si el ruido de los últimos días (obligar a las empresas a hacer listas de extranjeros, o que las embarazadas tengan que entregar el pasaporte para permitirlas dar a luz, etc) ha sido simplemente para presionar en las negociaciones, o realmente es el camino que este gobierno quiere tomar.

imagePor primera vez estoy concerned por el rumbo que toma esto. Qué poca conciencia histórica tienen los que creen que medidas como las que han salido estos días mejoran en algo las cosas.

Qué poca cabeza al crear un caldo de cultivo donde los descerebrados hagan y digan cualquier burrada impunemente.

Qué necesidad había de crear este ambiente hostilY qué poca vista en un mundo que tiende a estar globalizado.

Desconozco si esto cambiará mis planes originales. No sé si seguiré aquí 2 años o 20.

Lo que sí sé es que, de la UK a la que yo vine, a ésta, hay un trecho. Aunque esté poblada por la misma gente. Es una realidad paralela, como un 1985 alternativo.

tumblr_inline_nwkw1rovs31tcnx1k_500

La economía fuerte, país incluyente y de las oportunidades, va a dar paso a la cultura cerrada de miras y a la discriminación en mayor o menor grado. Y, no nos engañemos, esto va a afectar a la economía británica de manera estructural y profunda. De momento nuestros ahorros ya valen mucho menos que hace meses… Aún así, espero que Europa esté a la altura y no mire atrás.

No tengo duda de que administrativamente tendré derecho a seguir viviendo y trabajando aquí. Lo que no tengo tan claro es bajo qué condiciones o en qué ambiente, y cómo de estable será el país y la economía para que tengamos cabida todos.

Qué lástima. Con lo bien que íbamos. Qué mal sabor de boca nos estáis dejando a los que no hemos hecho otra cosa que contribuir y construir. Cómo hemos ido para atrás en los últimos meses, era totalmente innecesario. Y lo que te rondaré morena. Porque no sabemos cómo acabará, pero esto no ha hecho más que empezar.

6a00d8341d417153ef01b8d1fc70fa970c-600wi

 

Imágenes tomadas de:
The English Blog, Omniversal Observations, Pinterest.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 Responses »

  1. Que te voy a decir yo que no hayas escrito ya en el post… 🙂

    yo tengo claro que no quiero vivir en UK si aplican un Brexit tan duro como amenazan. También tengo claro que no me va a interesar porque creo que se van a dar el batacazo económico. BoE ya ha bajado el tipo de interés y la libra no para de caer: se están quedando sin margen de maniobra y los dos años de incertidumbre hasta la salida total pueden ser muy largos, uniéndole además otro año más porque cuando estén fuera habrá que ver como van las cosas. Tres años en este plan no es posible para la economía tal y como está ahora. Sumale todos los impuestos que recaudan de los extranjeros que se van a ir… Y la cosa pinta mal :-/ una pena porque esto lo han provocado ellos solos!

    • Totalmente. Más claro que el agua. Nuestros ahorros ya han perdido y veremos a ver donde llega la cosa. Bueno tu y yo sí tenemos pasaporte europeo asi que si la cosa se pone mal, vamos donde nos quieran!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.