Una de… Fin del Bank Holiday en Paris! Parte IV

Una de… Fin del Bank Holiday en Paris! Parte IV

Esta va dedicada a la última etapa de nuestro Bank Holiday en París, después de la Parte I, Parte II y Parte III.

Estamos en el Sacre Coeur y ponemos rumbo a mi rincón favorito de París: el barrio Montmartre.

Para quien no lo conozca Montmartre es el barrio bohemio, lleno de artistas de todo tipo, en su día cuna del impresionismo (para que a mi, que soy de ciencias nada dada al arte, me guste esto es que tiene mucho encanto). Lógicamente se sitúa en la colina de Montmartre detrás del Sacre Coeur, y consiste en un entramado de callejuelas llenas de restaurantes, bares y rincones donde uno puede comer, cenar o tomar algo, mientras le están haciendo un retrato o una caricatura, o escuchando algún músico en algún rincón cercano a la Place Du Tertre.

La primera vez que visité París me hicieron un retrato en este barrio, y otro a mi hermana, que hoy están colgados en casa de mis padres. Es un recuerdo único, y en ese viaje a mí me enganchó Montmartre.


En este viaje no hay caricaturas ni retratos, pero no podíamos irnos sin visitarlo porque es un imprescindible para quien no lo conozca. Mi recomendación para quien vaya a París: que saque tiempo para acercarse a Montmartre.



Entramos y llegamos a la Place Du Tertre, ya por el camino nos encontramos todo tipo de artistas…

Recorremos los puestos donde se ponen los pintores que hay en la Place Du Tertre, y callejeamos, pasando por el Museo a Dalí y su tienda de obras correspondiente. Donde uno puede comprarse un reloj blando como el que pintó él o cualquier otra figura de su repertorio.

Una vez recorrido, nos paramos en una terraza a tomar un cocktail, que es la happy hour y hay que aprovechar. Montmartre tiene (si cabe) precios más caros que el resto de París. Precios turísticos, claro. Pero si uno atina con la happy hour puede salir un precio muy bueno. Y así es, 4 cocktails por 15€, en una terraza parisina en el corazón de Montmartre, más encanto imposible.

Una vez terminamos los cocktails decidimos ir a cenar al barrio latino. No lo hemos visto todavía, y es la mejor zona para comer/cenar. Nos bajamos en Ódeon, un poco lejos de nuestro destino. Me llevo apuntados unos cuantos restaurantes que están muy bien, en la calle Saint Celerin, asi que vamos en su busca.

Cuando uno entra en el barrio latino pierde un poco el aire parisino típico del resto de los barrios para entrar en un ambiente multicultural y muy animado. La gente en las terrazas, iluminación, músicos por las calles…

En concreto vamos buscando 2 en esa calle: Le Bistrot 30 y Flagrante Delice, ambos del rango baratillo pero apuesta segura, y así fue. Cenamos en Le Bistrot 30 (porque lo encontramos antes), una fondue de queso y una ensalada, y postre los 2, Crème Brulee y la Tarte Tatin. Sin vino a pesar de la insistencia del camarero, pero tras los cocktails decidimos no mezclar más. En total unos 40€, y el restaurante genial, aunque algún camarero más estaria muy bien para evitar ver como un ninja al único que está sirviendo el comedor. Por lo demás, altamente recomendable para los que busquen dentro de nuestro rango de búsqueda.

Hace buena noche y volvemos paseando. Serán unos 40 minutos caminando, pero Paris la nuit merece un paseo nocturno. A la llegada al hotel vemos la Torre Eiffel iluminada. Un lujo de noche.

Al día siguiente nos levantamos y remoloneamos un poco, hasta las 11’30 no estamos con un pie en acera parisina.
Vamos a un italiano a desayunar con muy buena pinta, por cambiar un poco, aunque contrariamente a lo que parece el servicio es pésimo, nos clavan 8€ por un cappuccino lamentable, con 2 tostadas y zumo (no hay croissant) y nos hacen esperar hasta para pagar. Pizza Roma, nada recomendable. Moraleja: Si estás en París vete a un francés a desayunar.

Es nuestro último día y nuestro plan es ir hasta Ópera y a ver las Galerías Lafayette, y llegar dando un paseo hasta la estación de Gare Du Nord. En marcha.

Una vez en la parada de Ópera, vemos el edificio de ídem, que realmente llama la atención.

Las galerías Lafayette son la mayor superficie comercial del mundo occidental, y un punto turístico imprescindible. Básicamente uno no se puede ir de París sin ver la cúpula de las galerías. Ya lo de comprarse algo es otra cosa.

Tras recorrer de arriba a abajo el edificio de Lafayette, salimos a comer. ¡Menudo viaje a la Alcarria! La zona de Ópera es zona de negocios por lo que aunque hay bastante restaurante, o están llenos o son muy caros o no son una opción.

Caminamos callejeando más de media hora, hasta que finalmente nos decidimos por un italiano muy concurrido: Pizza Pino. Acierto 100%.

Después de comer emprendemos la caminata a Gare Du Nord. Vamos con maleta en ristre pero el paseo merece la pena. Según salimos de la zona de Ópera y nos acercamos a la zona de la estación, va cambiando el ambiente y la gente por las calles parisinas. Volvemos al ambiente de la llegada, de un París abandonado, sucio, etc. Otro para la posible entrada del blog del Antiglamour de Paris.

Camino a la Plaza de la República vemos los 2 arcos que hay en medio de la calle, como quien no quiere la cosa. Llegamos a la plaza, que está llena de andamios por lo que no podemos ver la estatua central, y dejando la plaza, llegamos a la estación.

Llegamos con más de 2h así que nos tomamos una pinta de cerveza en una cervecería que hay fuera, hasta que llega la hora de ir al tren. Nos encontramos con una marabunta de gente y colas sin orden ni concierto, finalmente subimos al tren. En este caso por una razón que desconocemos el tren va perdiendo velocidad camino del Canal de la Mancha, y finalmente se retrasa casi 1h. Para quien viaje en Eurostar que sepa que sólo indemnizan retrasos a partir de 1h. Nosotros llegamos 56 minutos tarde así que nada de indemnización. Aún así merece la pena el tren.

El viaje ha sido una pasada, muchos km en nuestros pies y 3 días para repetir. Y es que París siempre merece un viaje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.