Una de… Con la música a otra parte

Una de… Con la música a otra parte

Esta va dedicada a todos estos meses de mucha actividad sin apenas tiempo para pasar por aqui… De irse, con la música a otra parte después de 2 años…

378285_10151235800917498_638970114_n

 

Los últimos meses han transcurrido entre buscar piso, organizar la mudanza, instalarnos, gestiones mil, malas noticias familiares, viajes varios a Asturias, buenas noticias de amigos, problemillas de salud y médicos, novedades en la empresa, y una racha de trabajo muy intensa… Así que a pesar de tener mucho que contar y muchos post pendientes, ha habido momentos en que las horas no han dado para más.

El caso es que, tras 2 años en Chiswick Village, en enero llega el momento de plantearse la mudanza en serio. Y eso que cuando una se embarca en una mudanza no es consciente a priori del tinglado que supone, ni del dineral que hay que poner encima de la mesa para empezar a hablar. Ya llevamos procrastinando con esto cada 6 meses desde que vinimos, pero a fin de cuentas queremos mudarnos, así que nos ponemos a ello.

Pues sí. Llega la hora y tras muchas agencias, muchas llamadas, dar nuestros datos en tropemil sitios, empieza la búsqueda. Prácticamente convencidos de que dejaríamos Chiswick por la subida astronómica de precios en estos 2 años (en serio… ¿estamos todos locos?), vemos todo tipo de agujeros (literalmente). Abrimos la zona a Brentford, Acton, Northfields, South Ealing, Kew… La cosa está complicada. Y en Londres hay una burbuja inmobiliaria en estos momentos que mete miedo. Nada familiar el tema.

Y, de pronto, un viernes tenemos una cita con una agencia independiente que a priori no me llama la atención….

No me contactan ellos ni vamos nosotros a la agencia, simplemente por un anuncio de Rightmove que me gusta, dejo un mensaje y ellos me contactan.

Como cosa del destino el piso está en Chiswick, está mejor situado, entra dentro de nuestro presupuesto, y en mejores condiciones que el otro. Y sin amueblar, como queremos. Basta de agujeros con muebles infames. Más o menos tiene todo lo que necesitamos. Salimos de allí con la sensación de… ¿Dóndo está la cámara oculta? O más bien de… Aquí hay gato encerrado

Pero no lo hay. O de momento no lo hemos encontrado.

Planteamos en nuestra antigua agencia que queremos mudarnos lo antes posible, teniendo un contrato que termina el 14 de Abril, podemos entrar en el piso nuevo hacia el 15 de Marzo, así que ante el riesgo de bancarrota intentamos que no se nos solapen los dos alquileres proponiendo a la agencia y al landlord buscar a alguien que pueda mudarse antes. Na, que no hay tu tía.

Yo no sé por qué razón en este país firmar un contrato de alquiler es como un pacto de sangre. La fecha de finalización de contrato es prácticamente inalterable si uno quiere que le devuelvan el depósito (salvo cláusulas en el contrato cada 6 meses, que también lo tenemos), así que evidentemente terminamos solapando los 2 meses de alquiler a pesar de que en la agencia nos intentan hacen creer que están buscando gente e intentando alquilar el piso. Ni de coña.

El caso es que ya con las miras puestas en el piso nuevo, hacemos todas las gestiones para dejar el antiguo, que para quien no lo sepa aquí en el Reino Unido son interminables: que si paga una limpieza profesional de 300 libras, que si paga el inventario del check-out, que si la Council Tax, que si las bills, que si gestiona el transporte para mudar tus cosas, que si paga el depósito del piso nuevo, que si paga las tasas a la agencia nueva, que si paga las tasas a la agencia vieja, que si la licencia de TV, que si los bancos, que si ponte a medir el piso y empieza a comprar muebles, etc. Vamos, estamos en Junio y aún seguimos haciendo gestiones de la mudanza y el piso aún no está completo.

1977302_10152368811742498_1083309211_nTodo esto es aún más divertido cuando no pasas por un buen momento de salud en el momento de la mudanza. ¡Viva el estrés!

Y gracias los amigos incautos que ayudan en la mudanza, a montar muebles, o subirlos por las escaleras, que es de valorar porque es un segundo piso sin ascensor (y a los que no viven en Londres y se ofrecieron a ayudar gracias también!) Menos mal.

También ha sido un momento cómico el tener que esperar 3 meses por los sofás porque los hacen en Alemania. Sí, sí, 3 meses. Lo sé, seguro que están hechos en China y de alemanes tienen sólo la etiqueta. En fin.

Eso sí, está una más contenta que unas castañuelas cuando va comprando cosillas, montando más muebles, va recogiendo trastos, y tras unos cuantos meses el piso va pareciendo el de una persona normal…

Así que ahora, a terminarlo poco a poco. Buscando cosas para la casa originales (como todo lo que tenemos), ya no hay prisa. Se da una cuenta de la cantidad de ideas que hay por la web y de la cantidad de cosas un poco distintas que se pueden hacer. Así que en ello estamos, ideando cabeceros, decoración, algún mueble nuevo, o cosas que se salgan de lo normal.

Han sido unos meses moviditos pero han merecido la pena. Así que aquí estamos de vuelta, primer post desde mi nuevo sofá y mi nuevo piso, volvemos a Crossing Roads. ¡Qué ganas tenía de volver!

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.