Una de… Bank Holiday en París! Parte III

Una de… Bank Holiday en París! Parte III

Esta va dedicada a la continuación de nuestra aventura parisina, después de la parte I y la parte II.

Recordamos el mapa y que nos quedamos en Montparnasse:

Nos hemos quedado en el hotel llegando de nuestra ruta por Les Invalides, Torre Eiffel, etc. Y en el super, que esta noche no hay ganas de cenar fuera. Hay ganas de ducha y relax en el hotel, después que se levantara más viento que en el huracán Katrina y llevemos 2 kg de tierra enganchado en el pelo y en la ropa.

Llegamos al hotel, y a pesar de que el primer impulso es tirarnos en la cama, la primera necesidad vital es ducharse. Este detalle lo menciono porque entre los Campos de Marte, el viento y las hojas acumuladas en el suelo, después de la ducha el agua sale literalmente NEGRA. Este sería otro punto para mi reiterada intención de hacer una entrada del blog que se llame el Antiglamour de París.

Bueno pues tras dormir esa noche a pierna suelta tras la ducha relajante y los kgs de tierra que dejamos en el baño, nos levantamos y nos ponemos en marcha. Hay mucho por delante para recorrer. Mi primer café imprescindible del día me lo tomo en un café enfrente del hotel, con un croissant recién hecho que nos sabe a gloria. En marcha.

Nuestra primera parada hoy será Notre Dame. Para ello, paramos en Saint Michel y vemos la megafuente de Saint Michel (parece lógico) que está enfrente del metro. Me gustan sobre todo los dragones que tiene debajo.

Damos la vuelta, rumbo a Notre Dame. Cruzamos el Senna, y al otro lado está la catedral. Hay una cola impresionante, pues la entrada es gratuita, pero avanza rápido.

Decidimos entrar en la catedral, por dentro es impresionante. Justo en el momento en el que entramos están dando misa, asi que está a reventar y tenemos que hacer un recorrido alrededor de la nave central. Por fuera la tienen muy bien conservada y uno puede ver las míticas gargolas claramente desde abajo. Para subir a la torre hay que pagar unos 10€ y la cola no avanza 1 milímetro, así que obviamente no subimos. Por el contrario damos la vuelta y ponemos rumbo al museo de Louvre.

De camino al Louvre vemos la Consergerie, una antigua prisión y palacio real, y la Isla de la Cité.

Decidimos parar a comer y comemos en un bar pequeño en la esquina opuesta al Louvre, una omelette y de postre Crème Brulee y Tarta de Limón. Desde luego los mejores postres de todo el viaje. Ahora sí, al museo.

Llegamos al Louvre. Mucha gente, y la mítica foto tocando la pirámide de la entrada. Sí, la mítica pirámide de El Código Da Vinci, muy polémica por lo moderna que es en un entorno tan clásico. Sólo nos hacemos la foto porque no tenemos tiempo para entrar. Si se quiere entrar, recomendable ir muy temprano pues hay unas colas infumables.

Para poder sacar esa foto tienen puestos unos 8 poyetes donde uno se sube y consigue el efecto óptico de tocar la pirámide (por si alguien pensaba que todo el mundo pasa horas hasta conseguir esa foto. NO). Hacemos la foto, y seguimos. La ventolera no nos da tregua y volvemos a acumular tierra por todas partes.

Llegamos a la plaza de la Concordia dejando el Jardín de las Tullerias detrás. Es gracioso como la gente se sienta en unas tumbonas alrededor de una fuente a pesar de hacer un calor insoportable y un sol que raja las piedras.

Comenzamos a caminar los Campos Elíseos, y a nuestra derecha tenemos Petit Palais y Grand Palais, museos de arte construidos en su día para la Expo de 1900.  Seguimos por los Campos Elíseos, avenida gigantesca de unos 2Km con viviendas de lujo y tiendas, que une la Plaza de la Concordia con el Arco del Triunfo. En la foto (obviamente sacada de internet) vemos todo ese trayecto, casi nada. Cada vez que he ido a Paris lo he recorrido, y esta vez no va a ser menos. Mientras más avanzamos, más concurrida está. Colas en muchas de las tiendas más exclusivas y los restaurantes abarrotados.

Llegamos al Arco del Triunfo, en la Plaza Charles De Gaulle, lo mandó construir Napoleón tras la Batalla de Austerlitz, y  lo primero que llama la atención es su tamaño, uno se queda impresionado de las dimensiones, situado en el centro de una glorieta descomunal. El pasadizo subterráneo para peatones lo tiene en el lado contrario a los Campos Elíseos así que para cruzar mucha gente arriesga su vida cruzando la megarrotonda de 5 carriles sin semáforos. Nosotros también.

Una vez arriesgamos el pellejo, vemos en el centro la famosa tumba al soldado desconocido, dedicado a un soldado de la Primera Guerra Mundial, con militares, flores y la continua llama encendida. Se puede subir arriba y dicen que las vistas son impresionantes, aunque como todo en París, es carísimo. No subimos, nos quedamos observando todos los grabados desde abajo.

Una vez hemos visto el Arco del Triunfo decidimos que veremos el atardecer en el Sacre Coeur y en Montmartre, asi que cogemos el metro y rumbo a Anvers, la parada que nos deja justo debajo.

Para subir al Sacre Coeur, hay 2 maneras: una es el Funicular de Montmartre, y la otra son las míticas escaleras de toda la vida. El funicular te cuesta un billete de metro, lleva alli desde el año 1900 y originalmente iba impulsado por agua. Desde el 1935 es eléctrico.

Las escaleras, son unos 300 peldaños paralelos al funicular (para que uno vea subir a la gente tan cómoda mientras va con la lengua fuera…) Nosotros, escogemos las escaleras.

Si no llega a hacer tanto calor, las escaleras serían mucho más llevaderas. Con el calor que hace cuando llegamos a la cumbre vamos sin sentido a comprar agua al puesto turístico que hay a la llegada. Este puesto se tiene que hacer de oro sólo con las bebidas que vende.

Las vistas desde el Sacre Coeur son impresionantes, todo París desde la colina de Montmartre. La basílica hay que verla, ahí en la colina, y hay que decir que resalta lo cuidada que la tienen.

Pero lo que me gusta de esta zona es el barrio de Montmartre, el barrio bohemio, el barrio de artistas. Lo que más me gustó la primera vez que visité París, y que estoy deseando volver a ver…

Así que entramos en la basílica, y ponemos rumbo al barrio de Montmartre…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One Response »

  1. Pingback: Una de… Fin del Bank Holiday en Paris! Parte IV « Crossing Roads

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.